Feeds:
Posts
Comments

Archive for April, 2007

La Sociedad National Geographic ha formado parte de un esfuerzo internacional en colaboración con la Fundación Mecenas del Arte Antiguo y el Instituto Waitt de Descubrimiento Histórico para autentificar, conservar y traducir un códex de 66 páginas, que contiene un texto llamado James, la Carta de Pedro a Felipe, la única copia conocida que sobrevive del Evangelio de Judas. 

El Evangelio de Judas ofrece una visión diferente de la relación entre Jesús y Judas así como un nuevo entendimiento hacia el discípulo que traicionó a Jesús. Al contrario de los relatos en los evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, en los cuales Judas es un traidor, este recién descubierto evangelio retrata a Judas actuando al servicio de Jesús cuando le entrega a las autoridades.  

Los conservacionistas se convirtieron en montadores de puzles para reconstruir el dañado Evangelio de Judas. Al texto le faltaban papiros, tenía páginas desordenadas y cerca de 1000 trozos sueltos. Pero el equipo de expertos puso orden en este caos y rescató una historia que llevaba perdida 1700 años.  

Los eruditos que estudian textos antiguos han sido capaces de analizar la letra e identificar la escritura usada por los escribanos. Así, tanto a partir de la letra, como de la antiguedad del papiro e incluso de la tinta, los expertos involucrados en este proyecto han conseguido datar este manuscrito. Estos han logrado incluso recomponerlo y traducirlo sin dañarlo. Todo un esfuerzo con una gran recompensa.  

 

Fuente:

Advertisements

Read Full Post »

MLA (Asociación de Idiomas Modernos)

La MLA es la principal asociación profesional de Estados Unidos para académicos tanto americanos como internacionales de literatura y crítica literaria, cuyo objetivo es reforzar el estudio y la enseñanza del idioma y su literatura. La MLA tiene 30.000 miembros en 100 paises, principalmente académicos, catedráticos y estudiantes universitarios que estudian o enseñan idiomas y literatura. 

Aunque la organización fue fundada en Estados Unidos y sus oficinas están situadas en Nueva York, sus miembros, preocupaciones, reputación e influencia son internacionales. 

La MLA fue fundada en 1883 como un grupo de debate y apoyo para el estudio de literatura e idiomas modernos.

El actual presidente de la MLA es Michael Holquist, catedrático de Literatura Comparada en la Universidad de Yale.

MLA Bibliografía Internacional 

La Bibliografía Internacional MLA proporciona una lista clasificada e índice de materias de libros y artículos publicados sobre idiomas modernos, literatura, folklore y linguística.  

 Esta recopilación está llevada a cabo por la Oficina MLA de Servicios de Información Bibliográfica (MLA Office of Bibliographic Information Services) con la colaboración de más de 100 bibliógrafos en Estados Unidos y otros lugares. 

La bibliografía MLA está disponible tanto en versión impresa como electrónica. Cada año añade a su índice alrededor de 66.000 libros y artículos.
 

El estilo MLA

La Asociación de Idiomas Modernos no publica sus guías de documentación en la web. 

El estilo recomendado por la asociación para preparar manuscritos académicos y ensayos de investigación de estudiantes se ocupa de los temas mecánicos de la escritura: la puntuación, las citas y la documentación de las fuentes.

El estilo MLA  se lleva casi medio siglo utilizando por parte de colegios, departamentos académicos e instructores. 

También se utilizan guías sobre MLA en 125 publicaciones académicas y literarias, boletines de noticias, y otras revistas -alrededor de 1.000-, por cientos de periódicos; y por numerosas universidades y prensas comerciales. El estilo MLA se utiliza no solo en Estados Unidos y Canadá sino también en otros paises. De hecho, ya en 1980, 1984 y 1988 salieron traducciones de  MLA Handbook for Writers of Research Papers  (Manual de MLA para Escritores de Publicaciones de Investigación) en japonés, y en 1990 en chino. 

En un artículo de 1991 sobre manuales de estilo, Booklist cita la documentación del estilo MLA como una parte del “gran arbol”, junto con guías publicadas por la Asociación Americana de Psicología y la Universidad de Chicago Press.

Fuentes:

  • Modern Language Association. (2003, September 09) What is MLA style? Retrieved: 12.00, April 23,2007, from http://www.mla.org/style

Read Full Post »

El Índice de libros prohibidos es una lista de textos proscritos por ser dañinos a la fe, contrarios a la moral o que podían confundir a los creyentes. Este quedó atrás poco después del Concilio Vaticano II (1962-1965), al igual que las penas de excomunión que conllevaba. Toda comunidad ha tenido libros prohibidos.De hecho, antes de que existiera el índice de libros prohibidos, los impresores estaban obligados a someter a censura lo que querían editar.

Las listas negras

 En el pontificado del papa León X (1513-1521) se pensó en crear un listado que incluyera los textos prohibidos. Así, las primeras listas fueron el índice de Venecia (1543) y el de Lovaina (1546). Paulo IV (1555-1559) ordenó un índice a los Inquisidores y en 1571, el papa Pío V instituyó la Congregación del Índice de los Libros Prohibidos, que se integraría más tarde con varios cardenales y un prefecto. El índice incluía obras contrarias a la fe católica (no solo libros heréticos sino traducciones de la Biblia en lenguas vulgares o polémicas), de nigromancia o astrología, textos lascivos o de amores que dañan las costumbres cristianas; obras sin nombre de autor, impresor o lugar y fecha de edición, y obras que atentan contra la buena reputación del prójimo.Se publicaron alrededor de 30 índices entre 1590 y 1948, 11 de estos en el siglo XX. El índice fue eliminado por el papa Paulo VI, en 1966.

El actual código de Derecho Canónico (Roma, 1983), le dedica el título IV del libro III a los instrumentos de comunicación social y los libros. En el canon 831 dice: “Sin causa justa y razonable, no escriban nada los fieles en periódicos, folletos o revistas que de modo manifiesto suelen atacar a la religión católica o a las buenas costumbres; los clérigos y los miembros de institutos religiosos sólo pueden hacerlo con licencia del Ordinario del lugar”.

Algunos libros prohibidos en distintas culturas

  • Los versos satánicos (1988), del escritor británico Salman Rushdie, fue tildada de blasfema por un ministro indio. Grupos árabes del mundo la quemaron en las calles. El autor recibió amenazas de muerte. En febrero de 1989, el Ayatollah Jomeini, líder iraní, lo condenó a muerte e hizo un llamado a los devotos musulmanes a “ejecutarlo lo más rápido posible”.
  • En 1933, el régimen nazi, amparado en la ley de la protección del pueblo alemán, restringió la libertad de prensa y promovió el ataque a las bibliotecas, que quemaron libros de autores judíos o comunistas. Estudiantes de las juventudes nazis quemaron libros de Sigmund Freud, Franz Kafka, Thomas Mann y Marcel Proust, entre otros clásicos de la literatura y la ciencia. Es conocida la anécdota del testimonio de Freud, antes de que comenzara el holocausto, que decía: “En la Edad Media me habrían quemado. Ahora se contentan con quemar mis libros”.
  • El régimen del generalísimo Francisco Franco, en España, que comenzó en 1938, ordenó quemar todo libro de ideas marxistas, liberales y separatistas. Antes de su publicación, los libros debían ser llevados a los censores, que los subrayaban con rojo y los devolvían con un texto de instrucciones sobre lo que debía suprimirse o suavizarse. Fueron prohibidas novelas de Ernest Hemingway como Por quién doblan las campanas,así como textos de Francois Mauriac y Albert Camus. También dramaturgia de Federico García Lorca y obras como La colmena, de Camilo José Cela, quien en algún momento tuvo que imprimir sus libros en América.
  • En la China del siglo II a. C., el rey Shi Huandi hizo quemar todos los escritos de Confucio. También ordenó quemar todo lo que no versara sobre agricultura, medicina y poesía. Por ocultar un libro, una persona podía ser condenada a trabajar en la construcción de la gran muralla.
  • Mein Kampf (Mi lucha), publicado en 1926, fue escrito por Adolf Hitler durante su encarcelamiento después de intentar un golpe de estado. Su título inicial era Cuatro años y medio de lucha contra mentiras, estupideces y actos de cobardía. Gracias a su éxito en ventas, su autor financió las operaciones iniciales de su partido. Contiene las ideas principales del régimen nazi y durante el Tercer Reich fue libro de texto en las escuelas y vendió más de seis millones de ejemplares. Actualmente está prohibido en Alemania y Austria, donde hay pena de cárcel por comprarlo o venderlo, así como en Israel, Portugal, Suiza, Letonia, Hungría y Noruega.
  • Sobre la destrucción de la biblioteca de Alejandría, que al parecer contenía originales de las obras de Aristóteles, hay varias hipótesis. Sufrió saqueos y quemas por parte de cristianos seguidores del patriarca Teófilo en el 391. La versión más difundida sobre su destrucción dice que fueron los árabes, bajo el reinado de Omar I, al que le atribuyen la orden de quemarla con la siguiente frase: “Si los libros contienen la misma doctrina del Corán, no sirven para nada porque repiten; si los libros no están de acuerdo con la doctrina del Corán, no tiene caso conservarlos”. Sin embargo, Fernando Báez en su libro asegura que la polémica sigue, ya que muchos historiadores tienen hipótesis diferentes.

Hoy día sigue habiendo prohibición de libros, por ejemplo, creo que todos recordamos la oposición de la Iglesia ante la publicación del Código da Vinci y la necesidad de que los fieles no lo leyesen -por el mismo motivo que años atrás- 

Es cierto que hay libros más polémicos que otros y que siempre habrá libros que molesten a ciertas sociedades, pero al fin y al cabo somos libres de decir lo que pensamos así como de saber lo que piensan los demás. Para mi “esconder” libros significa “esconder” sabiduría. Así que -siempre y cuando ese libro no represente ningún daño hacia la raza humana- ¿Quién tiene derecho a prohibir un libro?.

 

Quema de libros heréticos por frailes dominicos

 Fuente:

Read Full Post »

 Menéndez Pelayo (1856-1912) consiguió en 1878, a los 22 años, la cátedra de Historia crítica de la Literatura Española de la Universidad Central de Madrid por la que había obtenido la licenciatura y el doctorado en Filosofía y Letras. En 1881 ingresó en la Real Academia Española de la Lengua y posteriormente entró a formar parte de las reales academias de la Historia (1883), de Ciencias Morales y Políticas (1889) y de Bellas Artes de San Fernando (1892). En 1898, en el mismo año que fue nombrado director de la Biblioteca Nacional abandonó la cátedra para dedicarse de manera exclusiva al estudio. Escribió varias obras y también participó en política.

Al morir legó a la ciudad de Santander la biblioteca que fue formando a lo largo de su vida. Par él era la «única obra mía de la que me encuentro medianamente satisfecho». Se decidió construir un edificio de nueva planta para situar la biblioteca que sustituyera al original utilizado por don Marcelino y donado por éste a la ciudad. En el patio de piedra, frente a la fachada principal de la biblioteca, se instaló una escultura dedicada a Marcelino Menéndez Pelayo.

Fondos bibliográficos de la biblioteca

En esta biblioteca podemos encontrar alrededor de 42.000 volúmenes de textos impresos y manuscritos. Algunos manuscritos a destacar son la «Crónica Troyana» y el «Arte Cisoria». También hay abundantes escritos de los siglos XVI y XVII entre los que encontramos el autógrafo de «La virtud militante» de Quevedo o «Los melindres de Belisa» de Lope de Vega. Recientemente se ha descubierto un escrito apologético del pueblo judío, el Yosifón en romance, muy anterior a las ediciones impresas. En 1957 apareció un primer catálogo de los manuscritos.La segunda parte del catálogo-inventario de estos materiales fue publicada en 1994.

 De las obras impresas aun se conservan una serie de 23 incunables (españoles, italianos, franceses y alemanes). Entre estos textos se encuentran la «Enneadas» de Plotino, los dos ejemplares de los comentarios de Santo Tomás de Aquino a Aristóteles, el «Cordial de las Cuatro Cosas Primeras» o las «Antigüedades Romanas» de Dionisio de Alicarnaso. Además, hay también abundantes publicaciones del siglo XVI.

 Además, la biblioteca cuenta con numerosos textos de los clásicos como las ediciones griegas de Didot o las latinas de Valpy y Lemaire. La literatura refleja los gustos de Menéndez Pelayo con textos del Siglo de Oro, del XVIII y XIX.

Entre las revistas destacan los Boletines de las Academias de la Historia y de la Lengua, el Bulletin Hispanique o la Revue Hispanique.

 

Biblioteca de Menéndez Pelayo

La bilioteca virtual

Con las nuevas tecnologías, la Biblioteca de Menéndez Pelayo ofrece también la posibilidad de consultar la biblioteca virtual, dirigida por Xabier Agenjo. La creación de la Biblioteca Virtual de Menéndez Pelayo ha sido posible gracias a la Fundación Histórica Tavera y la Obra Social y Cultural de Caja Cantabria; el Archivo Virtual de la Edad de Plata de la Cultura Española 1868-1936, dirigido desde la Residencia de Estudiantes; también participa con la Residencia de Estudiantes en el Archivo Virtual Contemporáneo.

Fuente:

  • Pablo Cabezón. Museos de Cantabria. (Fecha de creación desconocida). Biblioteca de Menéndez Pelayo. Fecha de consulta: 16:00, abril 22, 2007 en 

          http://servicios.eldiariomontanes.es/patrimonio/museos/mus1.htm

Read Full Post »

Google Académico es un portal de búsqueda de bibliografía especializada en un gran número de disciplinas (tesis, libros, resúmenes…). Google Académico selecciona el material más relevante según el término de búsqueda. Su tecnología de ranking tiene en cuenta no sólo el texto completo sino también el autor, lugar de publicación y el número de citas en fuentes especializadas.

Scholar Google se sirve de las bases de datos de CINDOC, OAISTER, dialnet… En definitiva, de los centros privados.

Ante esta realidad, mucha gente opina que las posibilidades tecnológicas y de difusión de Google -de las que los centros bibliotecarios privados carecen- hacen a Google Académico, un buscador especializado sin competencia. De este modo el futuro de OAISTER, Dublin Core etc, para los que se están gastando gran cantidad de recursos, se presenta incierto.

Algunos opinan que estas herramientas quedarán en un futuro próximo como recursos de bibliotecarios para bibliotecarios ya que la mayoría de la gente prefiere lo más sencillo y barato, es decir, Google Académico (que al contrario que las empresas privadas antes mencionadas, no es de pago).

Fuentes:

Read Full Post »

 Dublin Core presenta dos niveles: el nivel simple o sencillo y el avanzado. El nivel sencillo de Dublin Core abarca quince elementos, mientras que el nivel avanzado aporta otros tres (Audiencia, Origen y Titular de derechos) además de un grupo de elementos refinados que se ocupan de la semántica de los elementos de manera util para el descubrimiento de recursos.

Los quince elementos de la versión sencilla de Dublin Core son:

  1. Título
  2. Creador
  3. Materia
  4. Descripción
  5. Editor
  6. Colaborador
  7. Fecha
  8. Tipo
  9. Formato
  10. Identificador
  11. Fuente
  12. Lengua
  13. Relación
  14. Cobertura
  15. Derechos

Cada elemento de Dublin Core es opcional y se puede repetir. Dublin Core Metadata Initiative ha establecido formas estandar para utilizar los elementos y promover el uso de codificación y esquemas de vocabulario aunque no hay ningún orden prescrito en Dublin Core para presentar o utilizar los elementos.

En Using Dublin Core, Diane Hillmann explica los elementos de forma un poco más extensa y con ejemplos. Así, los elementos aparecen agrupados y ordenados según fueron desarrollados:

Contenido

Propiedad Intelectual

Representación

Cobertura

Colaborador

Fecha

Descripción

Creador

Formato

Tipo

Editor

Identificador

Relación

Derechos

Lengua

Fuente

Materia

Título

Audiencia

Podríamos definir brevemente cada uno de ellos del siguiente modo: 

  • Título: El nombre que se da al recurso. Normalmente, un Título es un nombre por el que el recurso es conocido formalmente.
  • Materia: El tema del contenido del recurso. Normalmente, una Materia se expresa como palabras clave o frases clave o códigos de clasificación que describen el tema del recurso. Lo más recomendable es seleccionar un valor de un vocabulario controlado o de un esquema de clasificación formal.
  • Descripción:  Debe dar cuenta del contenido del recurso. La Descripción puede incluir: una introducción, una tabla de contenidos, una referencia a una representación gráfica del contenido o texto libre que de cuenta del contenido.
  • Tipo: La naturaleza o género del contenido del recurso. El Tipo incluye términos que describen categorías generales, funciones, géneros o niveles para agregar contenido. Lo más recomendable es elegir un valor de un vocabulario controlado.
  • Fuente: Una Referencia a un recurso de la cual el propio recurso se deriva. El recurso puede derivarse del recurso de la Fuente totalmente o solo en parte. Lo más recomendable es hacer referencia al recurso mediante una serie de números conforme a un sistema de identificación formal.
  • Relación: Una referencia a un recurso relacionado. Lo más recomendable es hacer referencia al recurso mediante una serie de números conforme a un sistema de identificación formal.

   

  • Cobertura: El alcance del contenido del recurso. La Cobertura incluye localización espacial (nombre del lugar o coordinadas geográficas), periodo temporal (una etiqueta de tiempo, fecha o aproximación de fechas) o jurisdicción (como el nombre de una entidad administrativa). Lo más recomendable es elegir un valor de un vocabulario controlado.
  • Creador: Una entidad responsable del contenido del recurso. Ejemplos de un Creador incluyen una persona, una organización, o un servicio. Normalmente, el nombre del creador se usa para indicar la entidad.
  • Editor: La entidad encargada de hacer el recurso disponible. Ejemplos de Editor incluyen una persona, una organización, o un servicio. Normalmente, el nombre de un Editor se usa para indicar la entidad.
  • Colaborador: Una entidad responsable de hacer contribuciones al contenido del recurso. Ejemplos de un Colaborador incluyen una persona, una organización o un servicio. Normalmente, el nombre de un Colaborador se usa para indicar la entidad.
  •  Derechos: Información sobre los derechos del recurso y que le rodean. Normalmente un elemento de este tipo contiene una declaración de dirección de derechos para el recurso, o referencia a un servicio que proporcione dicha información. Información de los Derechos normalmente rodea los Derechos de Propiedad Intelectual (IPR, Intellectual Property Rights), Copyright, y varios Derechos de Propiedades. (IPR). Si no aparece este elemento, no se puede hacer ninguna asunción sobre el status de estos y otros derechos con respecto al recurso.
  •  Fecha: Una fecha asociada con un evento en el ciclo de la vida del recurso. Normalmente, la fecha va asociada con la creación o disponibilidad del recurso. Lo más recomendable es adoptar el formato YYYY-MM-DD (año, mes, día).
  • Formato: La manifestación física o digital del recurso. Normalmente, el Formato incluye el tipo digital o dimensiones del recurso. Ejemplos de dimensiones incluyen tamaño y duración. El formato se puede usar para determinar el software, hardware u otra equipación necesaria para operar con el recurso.
  •  Identificador:  Una referencia inequívoca del recurso en un contexto dado. Lo más recomendable es identificar el recurso mediante una serie de números conforme un sistema de identificación formal. Algunos ejemplos de sistemas de identificación incluyen el Identificador Uniforme de Recursos (URI) -que incluye el Localizador Uniforme de Recursos (URL), el Identificador de Objetos Digitales (DOI) y el Estandar Internacional de Número de Libro (ISBN).
  •  Lengua: Un lenguaje del contenido intelectual del recurso.

Fuentes:

Read Full Post »

El centro de Información y Documentación Científica (CINDOC) es un organismo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), cuyo objetivo es analizar, recopilar, difundir y potenciar la información científica en todos los campos de conocimiento.

Para ello pretende prestar un apoyo documental adecuado a la programación científica del CSIC; desarrollar proyectos de investigación en el campo de la Documentación Científica (para estudiar su relación con otras ciencias, desarrollar técnicas de tratamiento y difusión de la información, realizar estudios bibliométricos de la producción científica en todas las áreas del conocimiento y realizar estudios del vocabulario utilizado por los científicos españoles); recopilar la producción científica española y potenciar su difusión a través de bases de datos; facilitar información específica a los usuarios y, por último, desarrollar cursos de formación de especialistas.

En CINDOC podemos encontrar su historia, así como acceder a su base de datos, publicaciones, portales científicos…etc. 

Fuente:

  • Ministerio de Educación y Ciencia. Centro de Información y Documentación Científica. Fecha de consulta: 14:00, abril 12, 2007, en   http://www.cindoc.csic.es/

Read Full Post »

Older Posts »